Año 2017 de nuestra era.
Tras nefastas acciones políticas de la Izmierda nuestra patria vive inmersa en una guerra civil. Todo lo que antaño fuese digno de amar en nuestra convulsa nación ha quedado reducido a cenizas, dejando paso a un nuevo periodo en nuestra ibérica historia: MAZP MAX

24 de mayo de 2007

CAPITULO DECIMO QUINTO - La batalla final (II)

Caíamos como moscas, por cada soldado del MAZP se contaban diez de la R.P., sin duda una trampa mortal de la que sería difícil salir con vida. Abandonados por las tropas del MAZP la República se defendía frenética como potro desbocado (que no sabe a dónde va), aunque no parecía salir muy exitosa.

El Capitán Daniel desesperado ante la sórdida situación, viendo como a penas eramos unas cosquillas desagradables ante la tropa de la Mamotreto, miró hacia atrás, justo dónde se situaban las catapultas que había construído el teniente coronel Legionarius.

_ No podemos esperar más... _pensó casi asustado_ ¡¡¡¡LEGIONARIUS SUÉLTALAS!!!! ¡¡¡¡SUÉLTALAS!!!!.

Legionarius no escuchó nada. pero lo intuyó, así que se acercó a la catapulta más próxima a su posición, con las coordenadas del impacto ya ajustadas. Apuntó con su revólver a la cuerda tensada de la máquina medieval. Y disparó...

_ Pero que cojones... _ El tiro no había fallado, de hecho impactó contra la cuerda que se cortó, pero el brazo de la catapulta permaneció inmóvil inexplicablemente._ Vamos hijaputa, no me jodas ahora... _ Le rogaba el oficial a la catapulta que no había funcionado. _ ¡Por la barbas de Rajoy! ¡Esto es una pesadilla! _ Sentenció Legionarius.

Seguidamente disparó a la cuerda de la otra catapulta que se situaba a 100 metros, y cortó la cuerda, al menos su puntería si era una proeza, más un cuando disparaba con un revolver Colt del calibre 40. Ipso Facto se oyó un crujido, y el pesado brazo de la catapulta se disparó, escupiendo la bomba de más de cinco metros de radio. Una auténtica monstruosidad.

El proyectil recorría lentamente el campo de batalla, sorteando miles de personas, y empezó a perder velocidad y altura gradualmente para dar a caer justo en el objetivo, en un batallón de apoyo de progresoldados, que se contaban por miles. Las mismas víctimas observaban incrédulas como un enorme artefacto con forma de zeppelin, se precipitaba sobre ellos. La pesada bomba cayó sobre ellos sepultándolos. Por lo menos fueron aplastados cien de ellos, una birria comparado con el objetivo que nos proponíamos alcanzar. ¿Por qué demonios no explosionó?

El General Claudedeu perdido en algún punto de la batalla se dijo para sí _ Mierda, ya sabía yo que el gitano que me las vendió no era de fiar, ¡maldito sea!_ Se quejó, de semejante traficante de poca monta.

Todos nuestros compañeros, Oficiales, Suboficiales y Soldados, no podían creer lo que veían sus ojos y cayeron en la desesperanza. Por otro lado, la insidiosa R.P. lanzaba al aire su grito que auguraba su victoria. Avanzaron más y más rápido aniquilando a todo soldado guadalmecino y de nuestro amado clan, era el fin. Algunos de nuestros caían ante el enemigo porque se habían quedado paralizados ante el miedo progresista.

Derrepente ante la carga de los giliprogres y la desesperanza compañera, una musiquilla que nos resultaba familiar acarició nuestros timpanos. La música salía de unos enormes magáfonos colgados de un Jeep corría a toda leche a través de la batalla. Una soldado parecía conducirlo y detrás en la zona de carga del vehículo se encontraba otro soldado disparando a diestro y siniestro con lo que parecía una MG-34. Era el himno de España, ¡nuestro himno!

_ ¡Arrrrgggg, morid malditos cerdos! _ gritó el soldado Inasequible que disparaba su arma enloquecida a la grupa del jeep.

_ No olvideís quienes somos _ habló la soldado Chesk que conducía el todoterreno, mediante la megafonía que habían instalado _ Que muerdan el polvo, ¡VIVA ESPAÑA!

Todos sonreímos al oír nuestro himno que parecía arrancar la bravura y la fuerza de nuestros corazones, propios de un soldado español. Los progre-soldados se tapaban los oídos, como si el himno envenenase sus mentes.

_ ¡Arrrrggg! Me derritóóóóóó... _ Con cara de estúpido, observé como un progresoldado se retorcía en el suelo, a mi lado, tapándose los oídos.

_ ¡La leche! _ sentencié incrédulo.

Nuestro poco numeroso ejército, cargó, altivo, con las fuerzas renovadas hacia el enemigo. Y empezamos a comérles terreno...

¡POR ESPAÑAAAAAAA!

8 comentarios:

INASEQUIBLE AL DESALIENTO dijo...

Épico, emocionante, inolvidable, insuperable...¡¡A por ellos, camaradas, sin piedad!!

¡¡ ADELANTE ESPAÑA !!

INASEQUIBLE AL DESALIENTO dijo...

#Chesk: ¡¡ Písale, a ver si le llenamos el culo de plomo a la Mamotreto !!

El Espantapájaros dijo...

Sencillamente, genial. Me ha encantado el capítulo, ese momento del himno. No sé si será un homenaje, pero me recuerda a "Mars Attack!", cuando a los marcianos les reventaba la cabeza por escuchar música "country".

Un saludo

HartosdeZPorky dijo...

¿Pero como le compráis nada a un gitano?. Haberme consultado leches.

Claudedeu dijo...

¿Que yo compré las bombas a un gitano? Leches, no me acordaba. Jo.

MMX dijo...

Vaya tela ¡¡¡¡
Estoy rumiando tu ofrecimiento.
Tendrás noticias mías.

Abrazos hispanos
MMX

Triste Romeo dijo...

#Inasequible: Muchas gracias jejeje ¡Todo por MAZP MAX!

#Espantapájaros: Gracias de verdad, lo cierto es que no lo escribí inspirado en MARS ATACK, pero tienes razón recuerdo algo parecido en esa película. MAZP MAX... MARS ATACK... ¡Juro que no lo he plagiado! XDDD

#HDZP: yo no sé nada... pregúntale al presi jeje

#Claudedeu: ¿Ah, no? vaya... juassss

#MMX: no te lo pienses más, y únete a la blognovela interactiva del MAZP, lo pasamos bien, no bebemos, ni tomamos drogas (aunque no lo parezca... XDDD)

El Cerrajero dijo...

# Claudedeu, menos mal que le pagaste con dinero falso xD

¡Por las barbas de Rajoy! --me encanta esta expresión xD-- tenemos que conseguir que esta situación al rojo vivo pase ¡a rojo muerto! xDDDDD