Año 2017 de nuestra era.
Tras nefastas acciones políticas de la Izmierda nuestra patria vive inmersa en una guerra civil. Todo lo que antaño fuese digno de amar en nuestra convulsa nación ha quedado reducido a cenizas, dejando paso a un nuevo periodo en nuestra ibérica historia: MAZP MAX

25 de mayo de 2007

CAPITULO DECIMO QUINTO - La batalla final (III)

Pulsa play, para probar una nueva lectura ambientada a la batalla. (Como aún no están actualizados los códigos de Goear.com, pinchad con el segundo botón del ratón y seleccionar abrid vículo en una ventana nueva, este link)

Todo el campo de batalla se convirtió en un verdadero infierno de metralla, llamas, barro y sangre. Nuestros hombres, crecidos en fuerza, corrían de un sitio a otro eliminando a todo progresoldado que se interpusiera en su mortal carga. Los malditos giliprogres, una marabunta infernal, lanzaban alaridos de terror ante nuestro himno, el himno rojigualdo, el himno de nuestra patria.


El jeep que conducían nuestros dos valientes soldados, derrapaba atropellando a todo soldado enemigo, y si algun cadáver se quedaba pegado en la luna delantera del vehículo, la ametralladora MG-34 de Inasequible se encargaba de arrancarlo a trallazos. La sargento Sahndrah empalaba en esos momentos a un progresoldado con la bayoneta de su fusil, y seguía avanzando, indemorable. Nadie nos pararía, hace unos minutos puede, pero ahora no conocíamos lo imposible.


La sangre de los soldados que nuestros camaradas atropellaban, iba acumulándose en el cristal del parabrisas, haciendo incómoda, por no decir imposible, la visión.


_ ¡Inasequible! ¡No veo una mierda! _ Le espetó, la soldado Chesk a su compañero de andanzas.


_ ¡Chesk! ¡Cuidado con esos sacossssss!


El vehículo intentó esquivar un montón de sacos que estaban colocados como trinchera. Chesk giró como pudo, con la mala suerte de que en un derrape el jeep volcó. Inasequible voló por los aires hasta dar de brues con el suelo, y el coche siguió su peripecia dando varias vueltas de campana, hasta parar en seco, rodeado por una enorme nube de polvo y arena. Fue, lo que llamamos de una manera algo más coloquial, una tremenda ostia...


La batalla paró durante unos segundos, y no porque nuestros amigos hubiesen tenido un accidente, a estas alturas tristemente nadie tendría contemplaciones de tipo alguno, si no porque el hermoso himno para algunos, y la venenosa melodía para otros calló, haciéndose el silencio.


Los giliprogres, reaccionaron, miraron a sus víctimas y sonriéron.


_ ¡A la carga! _ gritó la voz de la presidenta progresista, con una mueca de placer, casi obsceno.


El enemigo consiguió rearmarse de corage para aplastarnos definitivamente. Si teníamos que morir, lo haríamos matando.


La batalla continuó, con unos emigos que habían decidido aniquilarnos usando la estrategia de la hiena, muy propia de su ideología política y militar. Consistía en rodear por todos los flancos a su enemigo, inferior en número, e ir lanzando pequeños ataques para debilitarlo.


Poco a poco eramos menos, cien o doscientos a lo sumo, que espalda contra espalda luchábamos acorralados contra nuestra parca progresista. Estábamos completamente rodeados, desde un plano aéreo, seguramente dibujámos una forma de diana. Un anillo inmenso de progresoldados y en su interior un círculo formado por los que aún resistíamos.


_Tirad las armas presidente Claudedeu_ ordenó una mujer de una larga melena rubia._ Seamos realistas, no teneís forma alguna de escapar con vida...


De entre la pequeña multitud, salió nuestro presidente, zafándose de los brazos de nuestros compañeros que no fíandose de las intenciones de la fría Ruby, pretendían frenarlo, reteniéndolo para que no acudiese a su siniestra llamada.


_ Dejádme, chicos... _ Nuestro presidente, un héroe sin duda, sabía que tenía que asistir al encuentro, así que intentar impedírselo era una piadosa estupidez.


Así pues ambos líderes caminaron hasta darse encuentro.

5 comentarios:

INASEQUIBLE AL DESALIENTO dijo...

General, atraviese la yugular de la bastarda Mamotreto con una daga.

Si la muerte al servicio de la patria es mi destino, la acepto gustoso, siempre que arrastremos al infierno a esa lunática.

¡¡ ARRIBA ESPAÑA !!

Daniel dijo...

Waterloo, 1815:
Un puñado de soldados franceses arrinconados se batían ante una marea de prusianos y británicos. Al mando de ellos estaba el mariscal Ney.

Dicen que Wellington, asombrado por su valor, cuando ya tenían completamente perdida la batalla, se dirigió al general gabacho, alabando su valor, para ofrecerles salvar la vida y el mejor de los tratamientos si se rendían.

Ney se adelantó a sus hombres y respondió a aquel hijo de la Gran Bretaña: A LA MERDE!!

Presidente Claudedeu, no nos defraude.

katzelian dijo...

Presidente Claudedeu estamos con usted, como sodados que somos deremos nuestras vidas por la libertad, porque siempre es preferible morir depie que vivir siempre arrodillado.

Arriba ESPAÑAAAAAAA!!!!!!!

El Cerrajero dijo...

Es imposible no ver una mierda ¡teniendo a la Mamotreto enfrente! xD

¡A por ellos! ¡Santiago y cierra España!

¡Viva la Resistencia!

Kantzsche dijo...

Katzelian, me resulta kurioso, kuanto menos, ke emplees una famosa expresión de un rebelde komunista para hacer honor a una rebelión konservadora española.