Año 2017 de nuestra era.
Tras nefastas acciones políticas de la Izmierda nuestra patria vive inmersa en una guerra civil. Todo lo que antaño fuese digno de amar en nuestra convulsa nación ha quedado reducido a cenizas, dejando paso a un nuevo periodo en nuestra ibérica historia: MAZP MAX

15 de abril de 2007

CAPÍTULO QUINTO. Dos hombres y un destino.

El manto oscuro empedrado de diamantes de la noche nos arropaba en estos momentos tan tensos. Habíamos esperado a penas un par de horas a que oscureciese para evitar que nos descubriesen mientras intentábamos penetrar en la base enemiga. Al capitán Daniel le apareció oportuno cavar en la zona más al norte de la base, así que nos acercamos a la vertiginosa muralla y comenzamos a cavar con rapidez.

_ Ya falta poco Romeo, una vez dentro lo mejor es que nos separemos, al menos si cogen a uno, el otro no fracasará. _ espetó el capitán sin dejar de cavar con ambas manos con la facilidad de un topo. _ ¡Listo! Vamos a dentro...

Una vez hubimos traspasado las murallas nos encontrábamos justo detrás de unos bidones. Por el olor intenso que despedían, sin duda se trataba de algún tipo de combustible. Fuera lo que fuere, era imprescindible saboteárlos. Ambos cogimos nuestros machetes y perforamos el oxidado metal que lo contenía, y nos separamos.

No debíamos olvidar nuestra misión: recoger información sobre el stock de baterías disponibles, coger una muestra, así como el reconocimiento de los puntos débiles de la base para una futura invasión y conquista. La mayoría de los hombres de la R.P. se encontraban comiendo y bebiendo en sus tiendas o rodeando hogueras improvisadas. Era sorprendente advertir el alto grado de embriaguez de muchos de los soldados, que venía a confirmar la decadencia en la que se encontraban las bases, que como éstas, eran prácticamente olvidadas por los altos mandos de una siempre ineficiente R.P.

Sin más dilación me deslice, cual serpiente, entre las tiendas que confeccionaban el apestoso campamento, sorteando vómitos y charcos de orín, me até al rostro mi bandana, incapaz de soportar el hedor. Una vez hube dejado atrás las tiendas de campaña pude observar a Daniel trepando un bloque de cajas con la agilidad de un lémur, intentando llegar al tejado del almacén situado en el centro de la base. Oí pasos a mi derecha que se acercaban, y pegué mi cuerpo contra en trailer del camión donde me ocultaba. Los pasos sonaban cada vez más y más cerca...

_ Aún no_ pensé.

Un soldado pasó por mi lado sin percatarse de mi presencia y poniéndose en jaque, ya era mío. Me abalancé sobre él cogiéndole del cuello y lo arrastré hacia mí. No era necesario acabar con él así que estrellé su cabeza contra uno de los laterales de la cabina del vehículo, dejándole K.O. Lo agarré antes de que cayera al suelo para evitar el estruendo, y lo deposité cuidadosamente en el suelo arenoso, propinándole una patada para empujarle justo debajo del camión.

Continué la misión dirigiéndome al almacén, por su parte trasera y avancé pegado a la pared del lado izquierdo, sigiloso. Había llegado al final de la pared cuando tropecé con una botella vacía y caí al suelo al lado de dos guardias que vigilaban la entrada única y principal.

_ Pero qué cojones... _ empezó a decir uno de ellos, mientras levantaban sus rifles de asalto.

No habían levantado a penas sus armas cuando algo cayó sobre sus cabezas desde el tejado, derribándolos a ambos. Era Daniel, que se había dejado caer sobre ellos dejándolos fuera de combate. Se levanto rápidamente del suelo, sacudiéndose enérgicamente los pantalones. Yo me limité a observarlo con cara de estúpido.

_ ¿Algún problema, mon Capitan? _ dijo sonriente mientras me estrechaba una mano para ayudar a levantarme.
_ Déjate de coñas y vamos al lío.
_ No hace falta que me des las gracias...

Entramos en el almacén en silencio, aunque estaba aparentemente vacío convenía andarse con ojo. Revisamos el contenido de la sala. Municiones por ahí, cajas de explosivos por allá... ¿Dónde estaban las dichosas baterías? Entonces vimos una caja negra de metal, de unos dos metros de largo y uno de ancho. No tenía cerradura, ni puerta, ni nada de nada a excepción de una ranura por la que a duras penas entraba una hoja de papel.

_ ¿Qué coño es esto? Y peor aún, ¿como mierda se abre?_ comenté extrañado.
_ ¡El Cerrajero!
_ ¿Qué pasa con él?
_ Nada idiota, me refiero a las tarjetas Cardlock que nos facilitó...
_ Ok, probemos entonces.

Saqué mi tarjeta e intenté introducirla por la ranura. Aparentemente no parecía entrar, era demasiado gruesa. Pero increíblemente ante mis ojos la tarjeta mutó la forma y grosor acomodándose a la estrechez de la ranura. Sonó un click y eureka, la caja se abrió lentamente. Nos quedamos mirándonos sin creer en cómo la tarjeta se había adaptado a la grieta que servía de cerradura.

_ Ya te dije que no intentases comprenderlo, es el Cerrajero... ¡No hay cerradura que se le resista! _ dijo emocionado el capitán Daniel.
_ Bueno, aquí están las baterías, pilla una muestra y salgamos de aquí cagando leches.





<<<>>>

9 comentarios:

Daniel dijo...

Una misión mano a mano, sí señor. Se van a cagar. Y de momento no nos hemos cargado aun a nadie.

Pere dijo...

Cargado no, pero casi.(Daniel)
El cogotazo de Romeo al soldado..
uff! que daño!!

Maya dijo...

Si es que lo que no pueda abrir el Cerrajero, no podrá abrirlo nadie...

HartosdeZPorky dijo...

aquí la única sangre que se ha visto son las hostias que yo me he llevado... ;-)

Maya dijo...

Ya te llegará a tí el momento de darlas, hombre... Que te dejan a solas con Cid Rojo y Ruby... Estoy segura de que acabarás aprovechándolo.

El Cerrajero dijo...

##Acceso info-A000##
##Canal cifrado##
##Adaptabilidad card-lock##


Uno de los componentes secretos de mis ganzúas lo puedo desvelar: se trata de la 'moralidad socialista'. Gracias a que es tan maleable y adaptable a las circunstancias, consigo que las card-lock adquieran la forma necesaria --de cualquier cosa-- instantáneamente.

Triste Romeo dijo...

#Daniel/Pere: Esta misión era meramente de sabotaje, pero en fin, en algún momento alguién tendrá que morir y esperemos que no sea del MAZP...

#Maya: Si es que el Cerrajero es mucho Cerrajero...

#Hartosdezporky: te daré una pista para el siguiente capítulo, es precisamente la "sangre" lo que quizá pueda llegar a salvarte. ¡Ojo al dato!

#Cerrajero: Lo dicho esa genialidad sólo puede ocurrírsete a ti XDDD

El Cerrajero dijo...

##Nota Genérica##
##Canal Inseguro##
##Puerto: Peloteo##


TR, tu eres el genio y recuerda que todos somos contingentes pero tu eres necesario ^_^

Triste Romeo dijo...

#Cerrajero: XDDD muchas gracias cosas como esas le suben la moral a uno. ¡Un aliciente más para seguir escribiendo en mis ratos libres! Por y para vosotros :)